El romanticismo de Lisboa

foto en lisboa de la postboda de Aroa y Raúl hecha por Will Marsala

Hace unas semanas estuvimos haciendo la postboda de Aroa y Raúl en Lisboa y no nos pudimos enamorar más de esa preciosa ciudad. De su gente, el romanticismo y la melancolía que desprenden sus fachadas y sus calles.

Lo pasamos genial con ellos y muy pronto podréis ver las fotos de esta romántica sesión postboda en la web.

Hoy os queremos dejar un regalo. Así que os vamos a dejar escrito un Fado Portugués, pero antes os vamos a explicar brevemente que es.

Para los que no lo sepáis, un Fado es la música típica portuguesa. En el Fado se expresan los malos momentos de la vida a través del canto. Generalmente es cantado por una sola persona, acompañado por la viola y la guitarra portuguesa. Los temas más cantados en el fado son la melancolía, la nostalgia o pequeñas historias del diario vivir de los barrios humildes.

 

“Fado nació un día 

Cuando el viento apenas agitaba
Y el cielo el mar prolongaba
El carril de un velero
El pecho de un marinero
Siendo ese triste canto

¡Oh, qué tal lindeza!
Mi tierra, mi suerte mi valle
Las hojas, flores, frutos de oro
Vea si usted ve la tierra de España
Arenas de Portugal
Mira al ciego llorando

En la boca de un marinero
En un frágil barco velero
Cantando la canción de daño
Dice que el aguijón de los deseos
Con el labio quemado de besos
Besando el aire y nada más

Madre adiós, adiós Maria
Guarda bien tu sentido
Aquí hago un juramento
Te llevo a la sacristía
¿O fue Dios el que se sirvió?
Dame la sepultura en el mar

Y he aquí, aunque otro día
Cuando el viento quemaba
Y el cielo el mar prolongaba
La proa de otro barco velero
Velaba otro marinero
Siendo ese triste canto”

Dulce Pontes.

PD: Perdonad por la traducción. Lo hemos traducido directamente del Portugués. Esperamos que os haya gustado este bonito Fado de Dulce Pontes.

>